Razones por las que se rompen los palieres

El sistema de transmisión es el mecanismo que lleva la fuerza generada por el motor hacia las ruedas, en él intervienen el embrague, el diferencial, la caja de cambios y otros elementos como los palieres. Estos últimos son 4 y están distribuidos en cada una de las ruedas; ellos se encargan de hacer llegar el movimiento desde el diferencial hasta las ruedas motrices. Si percibe que su coche al girar en ciertas situaciones hace un ruido como de carreta, es posible que se deba a algún palier.

En caso de que se dañe un palier del vehículo no debe alarmase demasiado, puesto que es una falla que puede resolverse y, por lo general, no causa mayores problemas mientras sea detectado a tiempo. Al sentir algún síntoma de avería es preferible ir a un taller para revisar de qué se trata; cuando es el elemento en cuestión, además de causarle molestias, podría dejarlo varado en la vía si tiene demasiado desgaste, y al ser así hay que reemplazarlo.

Qué puede romper un palier

Hay diversas razones por las cuales un palier podría llegar a fallar e incluso romperse. La más sencilla es por el desgaste, lo que es normal que ocurra cada 100.000 kilómetros aproximadamente. Por eso es preciso realizar revisiones si está próximo a alcanzar esa cifra y cambiarlo si muestra demasiado deterioro.

Otra de las razones es que reciba un golpe. Por ser una de las piezas que más se expone del sistema de transmisión puede dañarse de ser impactada, por ejemplo por una piedra u otro elemento. También es posible que si un fuelle (es la goma que recubre los extremos del palier y lo mantiene lubricado) se estropea, le ocasione pérdida de grasa, dejándolo expuesto al polvo y al agua, entre otros agentes que aumentan el riesgo a que se oxide.

De igual forma sucede, si las abrazaderas que mantienen a los guardapolvos sellados y en su sitio, se debilitan o rompen, porque conducirían a una pérdida de grasa y el sistema se quedaría seco.

Es importante estar al día con las revisiones y el mantenimiento, y así poder detectar detalles que a veces pasan desapercibidos o que se toman a la liguera al momento en el que ocurre un suceso como un golpe bajo, o cuando se percibe un ruido. Reponer este elemento o algún otro no es demasiada complicación si se busca en el sitio adecuado.

Los repuestos de segunda mano son una alternativa muy práctica y económica; visitando la web piezasdesguace.eu solo tendrá que hacer la solicitud y esperar a que le contacten. El pedido es atendido por diversos desguaces de España, por lo que es muy probable dar con lo que necesite.