Fallas del aire acondicionado del coche

En verano el sol no tiene clemencia de nadie, pareciera que el astro jugara con una lupa como los críos quemando hormigas, pero con nosotros. Lo mejor para combatirlo es ropa fresca, beber abundante agua, la playa o piscina y no puede faltar el aire acondicionado (a/c) ¿sabe lo que es salir en coche sin él? un paseo de olla para nada agradable. Por ello, es recomendable realizarle el mantenimiento antes de llegar la temporada para que no le agarre desprevenido.

Razones para que el aire no funcione hay muchas, y pueden hacer bajar su rendimiento o detenerlo por completo. Entre las más comunes están: un problema del compresor o una fuga de refrigerante. Ambas podrían fácilmente convertir el habitáculo de su vehículo en la sala de espera de Lucifer.

Problemas del aire acondicionado

Fuga de refrigerante: el aire acondicionado que usa este líquido fue hecho para evaporarse a baja temperatura; de esta manera enfría el aire antes de que salga del artefacto a través de las rejillas de la ventilación, si el líquido se escapa no será efectivo enfriando. Cuando el refrigerante no es suficiente el comprensor encenderá y apagará constantemente. Puede conseguir la fuga de la siguiente forma:

  • Detecte un silbido o clic desde el motor al encenderse el aire.
  • Revise si hay rastros de aceite en las mangueras.
  • Verifique si el condensador tiene algún daño.

Problemas del compresor

De este elemento depende que el refrigerante circule a través del sistema y que el aire se comprima antes de pasar al condensador. Por eso, si este componente falla es porque el líquido no está en movimiento, eso genera aire, pero no frío. Para todo ello el circuito eléctrico y la correa del compresor precisan estar en buenas condiciones. En caso de que no se trate de un problema de la fuente de alimentación podría ser:

  • El interruptor de presión dañado.
  • Módulo de control averiado.
  • Fusible o cableado problemático.
  • Que no se cumplan los parámetros de operación del a/c, como la temperatura del exterior muy baja, la presión alta y el refrigerante con poca presión.

Es mejor arreglar este tipo de averías al momento, en vez de dejarlo para después; lo más sensato es llevarlo a un especialista. Aunque el calor se preste para chistes, puede llegar a ser peligroso. Ahorrar para el verano significa que habrá más diversión, para que esa sonrisa se instale desde el principio visite esta web y podrá localizar lo que requiera reponer para el coche a buen precio, en poco tiempo y sin acalorarse.