Un salón comedor bien combinado

LB SOFUNDAS - Un salon comedor bien combinado

La decoración del salón comedor debe de combinar entre sí para que todo se vea como parte de un conjunto, evitando esa sensación de habitación formada por diferentes cosas desparejadas. Una de las mejores maneras de lograrlo es mediante el uso del color.

Para los más radicales, las opciones monocromáticas están de moda, en especial los tonos en blanco tan apreciados en las tendencias nórdicas. Muebles, cortinas, alfombras y fundas en color blanco para dar el máximo de luz a la habitación y una gran sensación de limpieza.

Pero para muchos, esta opción en un solo tono es demasiado aburrida y prefieren jugar con diferentes colores. Eso sí, combinados entre sí y en su justa medida, ya que un exceso de tonos puede ser difícil de encajar.

Las paredes y los suelos

Si se quiere que el salón tenga color lo mejor es optar por suelos en tono neutro o en madera. Así, no nos veremos condicionados por el tono del suelo a la hora de elegir los complementos, sobre todo teniendo en cuenta que el suelo no es algo que se pueda cambiar con frecuencia.

En el caso de las paredes podemos jugar un poco más con el color y arriesgar, ya que si que es algo que se puede modificar con más facilidad. Si ya sabemos cuál va a ser el tono del sofá y de los complementos principales se puede elegir un color en contraste. Por ejemplo, si optamos por el azul  cobalto, tan de moda esta temporada, para lo que son los tapizados podemos elegir un tono gris para la pared que hará que el sofá resalte todavía más.

El sofá, las sillas y las cortinas

Las fundas para sofás y sillas nos permiten combinar el salón y el comedor de una manera sutil pero que aporta uniformidad al conjunto. En Sofundas.com puedes encontrar todo tipo de fundas para tu sofá o para las sillas del comedor, consiguiendo así que hagan conjunto y que todo se integre en la decoración del salón.

En el caso de las cortinas también se pueden integrar o bien eligiendo el mismo color para ellas o bien usando un tono neutro con motivos en el color principal de la decoración. En el ejemplo anterior del azul cobalto, este tono podría salpicar unas cortinas blancas, grises o beige para que combinen con las fundas para sofá y para sillas.