¡Se acabó la moda de los calvos!

Los calvos llevan mucho tiempo afirmando estar de moda. Pero lo cierto es que tienen el tiempo contado. Desde la llegada a España de http://www.mybodymoon.es/ no se habla de otra cosa que de los injertos capilares en Turquía. Y no es para menos, porque tienen muchísimas ventajas.

Para empezar, podemos hablar de sus precios. Echa un vistazo a lo que te cuesta el pack de estancia e injertos en Turquía y luego pregunta en alguna clínica de calidad cuánto te cobrarían solo por los injertos. Ahí empezarás a entender por qué tantos y tantos se animan a viajar a la frontera con Asia para esta intervención.

Pero es que además, no hay ningún riesgo en este viaje. Porque las clínicas de Estambul, que es la ciudad en la que se realizan estas operaciones, son tan buenas como cualesquiera de otras capitales europeas. No en vano Turquía está a la vanguardia de esta técnica.

Pero, ¿es una intervención permanente?

Esto es algo que preocupa y mucho a quienes quieren realizarse una intervención de este tipo. Porque claro, pedir el dinero e irse a Estambul unos días no suena nada mal. Pero ¿y si pasados unos años hay que volver? Los injertos realizados con técnica FUE son permanentes, por lo que esto no tiene que ocurrir en absoluto.

Esto es porque se realizan cogiendo el pelo de la zona de la nuca, el más fuerte y el que nunca se pierde. Ni siquiera las personas que se sufren una calvicie prominente. Así, las garantías de éxito son totales y no vas a tener que hacer ningún retoque en tu cabello injertado.

Ya que estamos, hagamos turismo

Esto es lo que mucha gente piensa cuando se le propone realizar un viaje a Estambul para un injerto de cabello. ¿Voy a ir tan lejos para no conocer nada de ese país? Por eso es posible coger un pack con más días de estancia y de este modo conocer un poco mejor la capital turca.

Vale la pena y es muy recomendable hacerlo. Además, los injertos una vez realizados no te van a dar la lata y podrás disfrutar del turismo tal y como deseas. Allí la vida no es cara y comer y salir no te costará demasiado dinero, por lo que vale la pena pagar la diferencia y disfrutar de la experiencia en todos los sentidos.