Comprar a buen precio

hazmeprecio

Ahora están de moda las aplicaciones para comprar y vender las cosas que no usamos, normalmente vendemos o bien cosas que nos regalan y que no nos agradan mucho o cosas que nos compramos y que después de utilizar durante un tiempo decidimos desprendernos de ello sacándole un pequeño beneficio. La bicicleta estática que nos compramos con tanta ilusión y que acaba de perchero en la habitación, los patines que nos compramos hace años y que están cogiendo polvo en el desván, o el equipo de música que ya no utilizamos porque llevamos la música en un pendrive. La cuestión es que tanto el gran o como el pequeño comercio han debido de notarlo, es decir esas ventas que tenían de cafeteras, aspiradores o equipos de sonido han debido de verse mermadas agracias a la proliferación de estas páginas web que nos ofrecen productos de segunda a mano a un precio más asequible.

Cuando se trata de realizar una obra por ejemplo, lo primero es solicitar una serie de presupuestos para saber qué empresa te da el mejor precio,  recientemente he descubierto con bastante asombro, que este tipo de plataformas también sirve para esto. Tú necesitas un albañil y así lo haces saber poniendo un anuncio con lo que necesitas y de allí ya te llaman los interesados para darte el presupuesto de lo que necesitas, o si es al contrario y eres tú el que necesita algo pues con ponerlo en un anuncio, y esperar es más que suficiente, si alguien quiere lo que ofreces, te llamarán.

Y es que todo se vende, y todo se compra, el otro día mirando una de estas páginas vi que se vendía una croqueta, no estoy loca, vendían una croqueta, aparecía una foto con una croqueta bajo el título, vendo croqueta de mi madre, nunca te comerás una igual, no hay que ser muy listo para saber que este tipo de anuncios son bromas, aunque la susodicha tenía muy buena pinta. La verdad es que a mi parecer es un adelanto poder deshacerte de cosas que ya no vas a utilizar y así darle otra vida a los productos que todavía están en buen estado, como por ejemplo la ropa, la ropa de los bebés es un claro ejemplo de algo que se puede vender porque se queda nueva del poco uso que se le da y otro niño podrá utilizar con toda confianza.